• Felipe Alejandro López Valencia

La Generación de los Datos

Actualizado: 18 de nov de 2018

(*) "Ciertas competencias técnicas de alto nivel también serán muy importantes en el mundo laboral. Dos de ellas se están posicionando como las más solicitadas: programación y análisis de datos.

Salvo las relaciones con Marketing y Análisis de Negocios, Ingeniería Eléctrica y Diseño Automotriz, las 25 competencias duras más requeridas por empleadores en el mundo implican algún grado de conocimiento de estas, según un estudio de LinkedIn publicado el pasado enero. Para hacerse una idea de hacia dónde está yendo el mundo, las cinco más demandadas son Computación en la Nube, Minería de Datos, Administración de las Tecnologías de la Información y Desarrollo Web.

De hecho, un informe de Burning Glassdoor Technologies y Oracle Academy sugiere que la mitad de los trabajos en el primer cuartil de ingresos (más de 57.000 dólares al año) requiere conocimiento de programación. Y, sin embargo, solo 18% de estas posiciones exigían un título en Ciencias Computacionales, lo que hace pensar que, conforme avanza el mundo digital, el lenguaje de programación se vuelve una competencia transversal, más allá de la Ingeniería de Sistemas.

No es accidente que Harvard tenga curso de Programación para Abogados, en el que los futuros juristas aprenden a hacer "lobby con análisis de datos, automatizar litigios en masa e investigar de manera online", y que el Imperial College de Londres ofrezca uno en "Lenguaje de Programación para Médicos". O que países como Reino Unido, Argentina y Singapur incluyan la programación en sus bases curriculares para primaria y bachillerato.

Sin embargo, para Paolo Falco, estas de nada sirven sin creatividad. "Hay tareas muy especializadas que hoy son relevantes. Pero pasa lo mismo que en la programación, que se pensaba era de alto nivel técnico e imposible de automatizar, y descubrimos que también la pueden hacer las máquinas. El nivel técnico no es suficiente; tiene que ser acompañado del lado creativo".

Como señala el economista italiano, sin creatividad incluso el conocimiento altamente técnico puede caer en desuso. Según un estudio de Deming y Kadeem Noray de 2018: el alto retorno económico de las carreras aplicadas en STEM (por las siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) disminuye, en promedio, un 50% en la primera década de vida laboral, pues sus conocimientos quedan obsoletos. Muchos profesionales, incluso, terminan abandonando ese área de trabajo.

De ahí la importancia de hacer la famosa conversión de carreras STEM (agregándole un nuevo componente fundamental: el Arte)."


(*) Tomado de la revista Semana Educación, edición 39, páginas 14-21




Lectura Recomendada:







0 vistas

© 2020 hecho por Muros y Techos S.A. Ingenieros y Arquitectos

  www.mt.com.co